Piensa en lo que tienes en este momento en la cartera, entre más lejos estés de los 30 años (hacia arriba) seguramente más dinero cargas, esto incluye tarjetas de crédito y débito. Si eres millennial en tus 20s probablemente tengas una tarjeta de crédito con un límite de crédito no muy elevado y cargues entre 200 y 500 pesos en efectivo.

Sin embargo, la respuesta a esta pregunta depende más de tu mala suerte que de la cantidad de dinero que cargues.

Una persona con tu tarjeta de crédito o débito puede intentar compras principalmente en internet (a menos que tenga acceso a tu PIN y disponga de efectivo en el cajero o realice compras en establecimientos). Puede lograr una o varias compras exitosas por montos variables, el límite evidentemente es tu límite de crédito o el monto que tengas disponible en tu tarjeta de débito.

¿La parte buena?

Puedes levantar un contracargo (o desconocer los cargos a tu tarjeta) hasta 180 días después de que se realizaron las compras o incluso más tiempo si se trata de compras relacionadas al turismo y eventualmente recibir tu dinero de vuelta.

¿La parte mala?

El tiempo es oro y en este caso tendrás que invertirle bastante en llamadas al banco, visitas a la sucursal y esperar a que se resuelva tu caso.

Ahora, una persona con tu identificación oficial cuenta con información suficiente para suplantar tu identidad y solicitar créditos en tu nombre, desde un micro préstamo de $2,000 pesos hasta un crédito hipotecario de miles de pesos (esto depende de tu estado financiero y la salud de tu buró de crédito)

¿La parte buena?

Después de levantar una demanda, contratar un abogado, presentar pruebas, atender a las audiencias correspondientes y esperar meses a que haya una resolución a tu caso, es altamente probable que tu historial de Buró de crédito quede limpio sin que tengas que pagar la deuda que contrajo el defraudador en tu nombre.

¿La parte mala?

Todo. Todo es malo.

Estoy exagerando un poco para enfatizar la situación, pero he visto robos de identidad exitosos en México que de verdad, parecen sacados de película de Hollywood (o al menos de drama latino de TV de paga).

Concluyo que, en prácticamente todos los casos, termina saliendo más caro que te roben tu identificación a que te roben tus 500 pesos en efectivo y te hagan algunos cargos en tu tarjeta. Próximamente les contaré más detalles sobre el robo de identidad en el mercado mexicano.

Cheers :v:

Show CommentsClose Comments

Leave a comment