Un crédito personal involucra un acreedor que suele ser una entidad financiera, presta una cierta cantidad monetaria a un deudor y tendrá que devolverlo acompañado de intereses.

Al cliente o -deudor- no siempre se le entrega la cantidad exacta en una sola exhibición, sino que podrá solicitar y utilizarla según las necesidades de cada momento, haciendo uso de una cuenta de créditouna tarjeta de crédito.

Los créditos nos permiten disponer de dinero para gastos concretos como pagar pequeñas deudas, comprar un coche, viajar, etc. A comparación con otros productos de financiación, los requisitos son mucho menores, algunas entidades no solicitan ningún tipo de documentación para poder gestionar la operación.

La razón por la que este tipo de créditos tienen denominación de “personal” se debe a que no cuenta con una garantía especial para recobrar la cantidad prestada, por ejemplo: hipotecas de inmuebles o pignoración de bienes muebles. La única garantía es la persona, con sus bienes presentes y futuros

En la actualidad las empresas de capital privado y los prestamistas particulares también ofrecen préstamos personales.

Antes de decidirte por un crédito personal es importante que te fijes en los siguientes aspectos:

  • El tipo de interés. Este valor es el precio que marca la empresa de crédito a cambio de prestarte el dinero. Se pueden revisar tanto la TIN (Tipo de Interés Nominal) como la TAE (Tasa anual equivalente).
  • Las comisiones que incluye el producto. Estas pueden ser de apertura y de cancelación. Dentro de las comisiones de cancelación hay empresas que cobran por la cancelación parcial y total.
  • Posibles gastos asociados.
  • Importe que deberemos pagar cada mesEste se calculará en función del plazo de amortización seleccionado y de la TAE de la que disponga el préstamo.
  • Plazo de amortización (el pago total de la deuda)

Recuerda considerar e investigar todas tus opciones antes de decidirte por un crédito. ¡Piensa en tu futuro!

Show CommentsClose Comments

Leave a comment