¿Cuántas veces hemos sido tentados a comprar algo a meses sin intereses?
Esta promoción es más común que cualquier otra, ya que en realidad, no es una promoción si no tiene además algún descuento en el precio original de lo que estamos comprando.

Esto quiere decir que la “promoción”, en realidad sólo nos está haciendo comprar algo en parcialidades pequeñas, lo cual sin un descuento real en el precio puede ser solo un beneficio para ciertas compras, pero para muchos otros gastos puede resultar ser completamente innecesario, y hasta peligroso ya que puedes gastar más de lo que en realidad puedes comprar sin darte cuenta.

Existen “promociones a meses sin intereses” de 3, 6, 9, 12, 24 y hasta 48 meses! Esto a veces resulta muy tentador porque piensas que te puedes llevar eso tan costoso a tan solo $100 pesos al mes, y aunque puede que tenga sus beneficios tienes que tener algo de cuidado.

1) Si no pagas tus tarjetas a tiempo, o sólo pagas el mínimo de tu tarjeta, en realidad dejan de ser pagos “sin intereses” y puede que contengan más intereses que si hubieras pedido otro tipo de préstamos para adquirir el bien.

2) Cada que haces una compra a “meses sin intereses” tienes que entender que estás comprometiendo tus ingresos futuros, por lo que si te excedes en compras con ésta promoción, tarde o temprano estarás pagando una renta mensual de compras que ya ni te acuerdas que hiciste, incluso hasta comprometiendo la totalidad de tus ingresos, lo cuál hará que el pago total de tus tarjetas sea imposible y entrarás en una bola de nieve iniciando una deuda tóxica con tus tarjetas. Tal vez el monto puede parecerte pequeño de momento, pero si sumas todos los meses sin intereses que tienes se puede convertir en un verdadero problema.

3) Sé cuidadoso con lo que decidas comprar a meses sin intereses y el plazo. Te van a ofrecer las compras diarias del supermercado a meses sin intereses, de verdad, no es broma, pero imagínate comprar los víveres de ésta semana a 3 meses sin intereses, ya no existen pero tu los sigues pagando, y si esa práctica la haces todas las semanas, ¿cuantas semanas de supermercado estarás pagando al mismo tiempo?

Cuando estés tentado a una promoción a meses sin intereses, detente un segundo y hazte las siguientes preguntas:

  • ¿Tiene descuento o es el precio regular? Si es el precio regular, ¿no te conviene mejor ahorrar y luego comprarlo?
  • ¿Es una emergencia o un gasto que realmente necesitas pero que no habías contemplado en tus presupuestos? Si es así, puede que sea válida la compra a meses.
  • ¿Voy a pagar más tiempo de lo que va a durar lo que estoy comprando? Si seguirás pagando cuando ya no exista o ya no sirva la compra, no deberías hacerlo.
  • Juntando los otros pagos a meses sin intereses que tienes ¿esta nueva compra te meterá en problemas o hará que te sientas en aprietos?

Cuando estemos en promociones anuales como El Buen Fin (por poner un ejemplo, aunque existen varias a lo largo del año), y te ofrecen algo a 12 o más meses sin intereses, detente un segundo y piensa, cuándo llegue el próximo Buen Fin tu seguirás pagando esta compra. Eso te hará entrar en un poco de perspectiva con el tiempo y podrás tomar mejores decisiones.

Es muy importante, creo que lo más importante de todo, que si tienes meses sin intereses en tu tarjeta, pagues a tiempo y no sólo pagues el mínimo, ya que esto además de generarte muchos más intereses de los que hubieras esperado, te va a llevar poco a poco a una deuda tóxica peligrosa. Y recuerda que también puedes liquidar el monto de manera anticipada antes de acaben las mensualidades establecidas, sólo habla a tu banco y avisa para que entiendas bien el proceso de como hacerlo.

Siempre considera el ahorro y la paciencia como la mejor opción para comprar eso que quieres. El pago de contado siempre tendrá mejores ventajas y no comprometerás tus ingresos futuros.

Show CommentsClose Comments

Leave a comment